"Nada te turbe nada te espante, todo se pasa Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta".
Santa Teresa de Jesús.

domingo, 2 de enero de 2011

8 de junio de 2010 /// De Sarria a Paradela


Son las siete de la mañana, estoy desayunando en la cafetería del hotel.
Afuera está nublado pero no llueve, buen clima para caminar.
Recuperado vuelvo al Camino, ¡¡adelante!!.

 


"Sé fiel a tí"


Paro en Barbadelo a ver la iglesia románica de Santiago, y está abierta; desgraciadamente y a pesar de ser Año Santo no todas las iglesias de los pueblos están abiertas al peregrino.
 







Continúo Camino.
En un bar paro a tomar un aquarius, coger agua y reponer fuerzas.
Y empieza a llover, a llover y sigue lloviendo.
Era lo único que faltaba para tener un Camino completo en Galicia.






A 100 kilómetros de Santiago...



Paro a comer y continúo.
Sigue lloviendo y yo sigo caminando.
Hay dolor pero hay más fe para seguir.

video





A las tres de la tarde llego a Mercadoiro, al albergue que había reservado, ¡¡qué acierto!!. Un sitio con encanto.
http://www.mercadoiro.com/ 
 












Duermo una siesta de casi dos horas, una ducha y ¡¡como nuevo!!.; aunque han vuelto los dolores en los pies.




Estoy en el salón del albergue, junto al bar.
Leyendo los folios que me dió Augusto, el párroco de Triacastela, y encontrando frases interesantes que recuerdan lo caminado hasta aquí:

El camino es para vivir.

No es senderismo ni turismo.

En el Camino uno se siente un pequeño universo andante.
Búsqueda de uno mismo, que a veces somos los grandes desconocidos.

Ser testigo y dar testimonio de Jesús.

Un tiempo para ver nuestros errores y superarlos, nuestros aciertos y potenciarlos.

Somos unos peregrinos en búsqueda; buscamos paz interna, capacidad de amar, de escucha y entrega a los demás.

Buscamos una escala de valores en nuestra vida para organizarla y organizarnos.

Que Santiago nos ayude a no perder la ilusión, la fe, los ideales y la esperanza.

Que Santiago nos ayude a crecer en la fe y a crecer interiormente.

Augusto Losada, párroco de Triacastela (Lugo).








Son las ocho de la tarde y empiezo a cenar.
Unos ricos huevos revueltos con queso.
 

Perchero original.
 

Pronto a dormir que mañana hay que madrugar para recorrer una jornada intensa. 
Buen descanso peregrino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario